Inicio / Consejos / Consejos para correr – La importancia de la puesta a punto

Consejos para correr – La importancia de la puesta a punto

Tapering’ es un término usado en deportes de resistencia y básicamente significa reducir la carga de entrenamiento de un atleta antes de una carrera importante. La experiencia personal y la investigación científica han concluido que un descanso forzado antes de la carrera aumenta significativamente la condición física del atleta y aumenta su rendimiento en un promedio de 3%. Para los corredores de maratón, el tres por ciento es entre 5 y 10 minutos más rápido que la distancia de la carrera.

Cuando se le preguntó sobre el secreto de su éxito, la tres veces campeona olímpica de patinaje de velocidad, Yvonne Van Gennep, dijo: «No hay secreto. Es solo entrenar duro y luego frenar». Van Gennep no podría haber dado una explicación mejor o más clara, porque este «freno de mano» alegórico es exactamente lo que es el tapering. El término «reducción gradual» fue acuñado en 1947 por el entrenador olímpico australiano de natación Forbes Carlile y el profesor de fisiología Frank Cotton, quienes descubrieron que a sus nadadores les iba mucho mejor cuando facilitaban su entrenamiento en las últimas tres semanas antes de la competencia. Mucho más tarde, este descubrimiento también se usó en otros deportes de resistencia, como correr.

La explicación bioquímica de la puesta a punto es que, al descansar, el cuerpo puede recuperarse del impacto de semanas y meses de duro entrenamiento y, por lo tanto, tener la mejor oportunidad de alcanzar el máximo rendimiento en la carrera. El pesado entrenamiento previo a la carrera del atleta ha atacado y agotado las reservas de enzimas, glucógeno y hormonas de su cuerpo, y dañado la resistencia natural o «resorte» de sus piernas, causando un daño muscular sutil. La puesta a punto permite que el cuerpo reponga todas estas reservas y repare su tejido muscular para que esté completamente recuperado y en perfecta forma para la línea de salida.

Para los corredores, el período de puesta a punto puede durar entre 10 y 21 días, a menudo dependiendo de la duración de la carrera posterior: cuanto más larga sea la puesta a punto, más tardará. Durante este período el corredor debe reducir el kilometraje semanal del 30% al 85%. Aunque algunos sugieren una disminución gradual en el volumen de entrenamiento, un estudio científico realizado en 1999 mostró que durante una reducción de 14 días, el kilometraje disminuyó rápidamente en un 50 % en los primeros tres días, luego en un 75 % en los siguientes tres días y continuó de manera constante. . La caída en los últimos ocho días fue el mejor desempeño en carrera. Además, contrariamente a lo que se creía, se comprobó que correr durante el período de puesta a punto debe hacerse a intensidades altas. Se recomienda correr a ritmo de carrera de 5K y ritmo rápido.

Los corredores a menudo evitan el período de puesta a punto por miedo a perder la forma. Que este es un temor infundado e infundado lo demuestran los numerosos ejemplos de gran éxito deportivo después de un período sin entrenamiento. A menudo, estos descansos no fueron elegidos voluntariamente, sino forzados por circunstancias externas. Un ejemplo de ello es el caso de Carlos Lopes, quien ganó el maratón olímpico de 1984 luego de que un accidente le impidiera correr en los últimos 10 días previos al evento. Joan Benoit ganó las pruebas de maratón olímpico de EE. UU. en 1984 después de que una cirugía de rodilla la obligara a reducir el entrenamiento antes de la carrera. Atribuyó su victoria principalmente a la cirugía que lo obligó a entrenar menos. Más tarde ganó una medalla de oro en el primer maratón olímpico femenino. Otra prueba de la fórmula de la puesta a punto es la historia del inmortal corredor checo Emil Zatopek, que se convirtió en campeón de Europa en 1950 en los 5000 y 10 000 metros. Fue dado de alta del hospital dos días antes del evento, porque una enfermedad lo obligó a pasar dos semanas enteras allí, y no hizo ningún entrenamiento. Y Roger Bannister solo logró romper la esquiva barrera de la milla en cuatro minutos y establecer un récord mundial para esa distancia cuando no había corrido durante una semana en Escocia.

La conclusión obvia es que el descanso antes de la carrera es fundamental para cualquier atleta que quiera rendir al máximo. Parece extraño que esta estrategia, que ha sido probada, probada y comprobada tantas veces, todavía sea ignorada por muchos atletas. Sin embargo, menos es más, tanto en la vida como en el deporte.

Puede interesarte

Cómo prepararse para correr largas distancias

Correr un maratón completo de 26,2 millas no requeriría nada más que agallas y determinación. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *